lunes, 9 de julio de 2012

[SuperPost]Dirt Showdown 2012 Etreno![Jumbofiles-Putlocker] BY Sebastiancito21









 



Si lo tuyo siempre ha sido chocar coches de juguete entre sí, o simplemente Destruction Derby ha sido uno de tus juegos favoritos, puede que Dirt Showdown sea la experiencia que andabas buscando. Codemasters Racing aprovecha el excelente trabajo realizado en Dirt 3 para llevar a cabo un experimento motorizado plagado de accidentes y las carreras más locas que han diseñado hasta la fecha. Ponte el cinturón, que empezamos. 
Los británicos de Codemasters ya no necesitan presentación. Máximos responsables de la fantástica serie Colin McRae, se han consagrado como los auténticos ases de la conducción, una fábrica de sueños motorizada cuyo último exponente, el genial Dirt 3, ya nos dejó durante el año pasado una buena combinación entre espíritu rally y las tan acrobáticas "gymkanhas" que tanta frescura introdujeron en la franquicia. 






Codemasters Racing sigue el mismo camino que se marcaron con Dirt 3 en este nuevo videojuego: mantener la esencia jugable gracias a un control excepcional, pero protagonizando un cambio de marcha drástico. Así nace Dirt Showdown, un videojuego que abandona completamente el mundo rally para adentrarse en terrenos menos explorados, aunque no por ello menos divertidos. 

De hecho, este nuevo título podríamos definirlo como el momento en que los ingleses se decidieron a crear su particular Destruction Derby. El resultado es una mezcla muy interesante de contenidos, que van desde carreras donde todo vale hasta pruebas de habilidad en las que lucirnos y, por supuesto, batallas masivas en arenas donde gana el coche que más chapa consiga abollar. Todo gracias al poder del motor EGO 2.0, que vuelve a hacer aparición con un sistema de daños que, sin estar críticamente mejorado, consigue hacer realidad el sueño de destrozar nuestro coche sin tener que pagar seguro alguno. 


Los autos locos de Codemasters


La obra del estudio de Southam (Reino Unido) se nos presenta así como puro espectáculo, pero aún más competición. Y hay que tener algo muy en cuenta: esto no hubiera sido posible sin una eficiente inteligencia artificial. Cierto es que la obra no presenta una gran evolución con respecto a Dirt 3 (de hecho el núcleo arcade se mantiene intacto), pero la adecuada IA -ahora más agresiva- hace que cada prueba sea todo un reto, con rivales que forcejean, que intentan echarnos de la pista y que incluso irán a por nosotros como exhalaciones. 





Por supuesto, y otra vez como herencia del trabajo del año pasado, la IA contraria cometerá errores en pista, presentando en este sentido una conducta impredecible, lo cual hay que decir que sienta extraordinariamente a una obra de estas características, puramente arcade. Dirt Showdown no oculta su naturaleza. No pretende nunca, ni tampoco quiere, ser un simulador. Lo suyo es divertirnos a su manera, y eso incluye un sistema de manejo depurado, marca de la casa Codemasters. Es decir, algo fácil de entender pero algo más difícil de llegar a dominar. 

Esa aproximación creemos que es la más acertada para un videojuego que, por ejemplo, enfatiza su carácter desenfadado con dos indicadores (uno de salud y otro de turbo) que ya nos muestran cuáles fueron las intenciones de los diseñadores. Y si no os quedan todavía claras, basta comentar que a medida que embistamos a otros bólidos, nuestra capacidad para apretar el botón "A" o "X" -para así alcanzar velocidades vertiginosas- se verá incrementada 





Golpes a cambio de "nitro" en un programa donde es necesario comentar que se mantienen los "flashbacks", muy a pesar de que ya no tengan la misma utilidad que en el pasado. En efecto, aquí los errores ya no se pagan tan caros como si estuviésemos en pleno rally. Más bien, las posibilidades de remontada y de abrirnos paso desde el último escalón se multiplican, factor que supone un valor añadido sobre el producto. 


Y no será porque el camino sea precisamente de rosas. Durante cada una de las pruebas nos las veremos con multitud de obstáculos en pista, haciendo que cada circuito (en el caso de carreras o "gymkhanas" y arena (para las batallas) se erija como protagonista de Dirt Showdown. Lo que es más, dependiendo del vehículo escogido cada reto será más o menos llevadero. Y por catálogo no será. Existe una amplia colección de vehículos, cada cual más desenfadado, que poseen varios diseños predefinidos entre los que escoger. 









Relativo a esto último, es una lástima que Codemasters Racing no se haya decidido a darnos un editor, ni tan siquiera un garaje donde tocar reglajes. Se nota que nos querían poner las cosas fáciles, y por ello directamente han decidido darnos la oportunidad de modificar determinados aspectos de cada vehículo como la potencia, la resistencia o el manejo (siempre a cambio del dinero que vayamos acumulando). En definitiva, un particular sistema de progresión que debe su existencia a un extenso repertorio de pruebas. 





Un "carmageddon" de posibilidades 


Es ahora cuando hemos de hablar del verdadero núcleo del título: sus modos de juego. Showdown Tour se plantea así como la modalidad principal, dividida en cuatro categorías de dificultad creciente (Pro, AllStar, Champion y Legend) que a su vez comprenden todo un conjunto de desafíos. En total, existen unas 50 pruebas en el juego de los británicos, las cuales tocan varias disciplinas bien diferenciadas, como la demolición, las "gymkhanas" y las carreras. 


En la variedad está el gusto, y los británicos nos lo demuestran con planteamientos que van desde un clásico todos contra todos donde ganamos puntos por embestir a rivales (Rampage), hasta retos donde nuestra única misión consiste en golpear obstáculos de colores según la secuencia establecida (Smash Hunter). Eso sin olvidarnos de otras ideas igualmente llamativas, como la de sacar a golpes a nuestros contrincantes de un ring (Knock Out) o sobrevivir el mayor tiempo posible a la persecución de adversarios con ansias de chapa abollada (Hard Target). 






Quedará tiempo para los eventos más clásicos, o al menos en parte, porque tradicionales no son precisamente las carreras Race Off, al estilo "los autos locos" (donde todo vale). Tampoco lo son, por citar un par de ejemplos más, Domination, que nos invita a realizar los mejores sectores de un circuito para ganar; o Eliminator, evento en el que se va eliminando cada quince segundos al piloto en última posición hasta que sólo quede uno. 

¿Hubiera sido posible un mejor repertorio? Probablemente sí, y podría haber marcado la diferencia entre un videojuego de notable alto y otro de sobresaliente, pero lo obtenido tampoco desmerece, con una estructura adecuada y basada en un nivel de reto creciente, que va desbloqueando nuevas pruebas a medida que avanzamos. Pero en general al título no le hubiera sentado mal un poco más de dedicación, sobre todo considerando que su otra modalidad individual no es precisamente innovadora. 

Más bien, Joyride es una versión altamente reciclada de las "gymkanhas" que pudimos ver en Dirt 3, con dos escenarios (Battersea Compound y Yokohama Docks) que no nos plantean nada que no conociéramos. Saltos, derrapes, donuts... y así hasta un total de 150 misiones a cumplir entre ambos trazados que nos dejarán con una sensación de "déjà vu" realmente intensa. Eso sí, para los que no lo hubieran probado será una entera satisfacción el experimentar un sistema de juego más libre, donde incluso podemos marcar la misión a ejecutar, más que nada para que se nos indique qué debemos hacer y dónde. 



El spin-off de la saga DiRT está desde hace unos días en la redacción de 3DJuegos, y te contamos nuestra opinión sobre esta nueva y alocada versión del antaño simulador de Rallies. Cargado de modalidades de juego y con la diversión por bandera, Showdown es un cambio pero también una inyección de frescura en la IP. 
Hubo diversidad de opiniones a la hora de recibir el anuncio de DiRT Showdown, y es que un cambio tan fuerte en el modelo de la saga como el que buscaba Codemasters contaba de antemano con la obligación de no dejar a nadie indiferente. Ahora, y con el juego entre las manos, nos damos cuenta de que la sombra de DiRT 2 es alargada, y que el juego bebe mucho de aquel sin renunciar a aportar cosas nuevas. 

Esta versión que hemos tenido oportunidad de testear, y que es muy cercana al master final del videojuego de Codemasters, nos ha dejado sensaciones positivas. Se trata de una beta que nos permite hacernos una idea de lo que ofrecerá el juego cuando llegue a las tiendas y que se ha mostrado divertida, valiente y atrevida. Un lanzamiento muy aparatoso y cargado de adrenalina que agradará a los fans de la velocidad más arcade. 

 
Comienza el Espectáculo 
 

Cierto es que uno de los grandes reclamos de Showdown es la de su enorme variedad de modalidades de juego, pero en la versión de prueba facilitada por Codemasters únicamente hemos podido centrarnos en el Showdown Tour. Se trata de una serie de pruebas dispuestas a modo de Carrera de piloto y que dividen su experiencia en cuatro grandes bloques con diferentes niveles de dificultad: Spy Pro, All Star, Champion y Legend. 

Una vez escogidas estas características comenzamos la experiencia de juego propiamente dicha, dividida en cada uno de estos rankings en diferentes pruebas. Race OFR en Miami y Rampage en San Francisco son, por ejemplo, las dos primeras que hay disponibles, sin embargo podemos ir desbloqueando el resto con la obtención de las copas con las que se nos galardonarán por salir vencedores de las que vayamos superando. Éste es un método muy sencillo de fomentar la competitividad, ya que con este afán por el desbloqueo se transmite la sensación al jugador de que todo lo que hace dentro del programa tiene una recompensa.







En este sentido encaja también el énfasis de Codemasters por hacer que estemos en todo momento conectados a internet, opción que podemos aceptar o no pero que es ciertamente recomendable. ¿El motivo? Con la opción on-line activada tenemos la alternativa de acceder a los Marcadores de prueba de cada evento, al envío de desafíos entre jugadores y también a la subida de vueltas fantasma para comparar nuestras mejores trazadas con las de otros aficionados. 

Por otra parte, en cuanto a los vehículos, hay una oferta bastante generosa. Todos dividen sus características en Potencia, Resistencia y Manejo, mostrando varias barras para medir su valía que podemos ir mejorando con la consiguiente inversión de dinero. En pantalla la importancia de éstos es fundamental para la conducción, y las prestaciones que notamos físicamente en el manejo quizá no son tan notorias como en un simulador, pero sí hacen su trabajo con solvencia. 

No hay que esperar, de hecho, un videojuego demasiado profundo en su control, y es que las curvas son fáciles de tomar y las físicas de los coches tienen el punto arcade que cabía esperar de un videojuego como éste. Los automóviles, además, tienen en la parte inferior derecha un medidor de salud y turbo, que nos permite hacernos una idea muy cómoda de la resistencia que le queda a nuestro bólido así como de la propulsión que nos resta por accionar para ganar velocidad en momentos determinados.







Esto será fundamental no sólo en las pruebas de velocidad clásicas, sino también por ejemplo en los derbis de destrucción. En éstos el contacto será constante, y el videojuego fomenta las colisiones no sólo en este tipo de estilos sino también en las experimentas más tradicionales. En pantalla, siempre que suframos meros roces o directamente nos estrellemos con otro coche, aparecerá una valoración del tipo de impacto: empujón, golpazo, etcétera... Con un premio extra en algunas de las modalidades que nos permite acceder a una cámara lenta para visualizar desde diferentes ángulos los choque más aparatosos
. 







 

 

 



 


 


LINKS INTERCAMBIABLES!!! 


CAMBIADOR DE LANGUAGE: http://jumbofiles.com/ykmoyczccqdh 


NOTA: PEGARLO DONDE SE INSTALO EL JUEGO ARRANCARLO Y ELEGIR EL IDOMA QUE QUIERAN 


NOTA: DESCOMPRIMIR LOS RAR Y LES DARA EL JUEGO,APLICAR EL UPDATE COPIANDO TODOS LOS ARCHIVOS Y REEMPLAZANDO LUEGO APLICAR EL CRACK(CRACK DENTRO DEL TXT!!!)







 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada